Acción humanitaria

La Dirección General de Cooperación busca con el Plan Director de Cooperación 2016-2019 la optimización de los recursos disponibles y la aportación de un valor añadido en la acción humanitaria, aprovechando la experiencia de trabajo de los diferentes actores. La acción humanitaria dispone de dos tipologías de acción: la ayuda de emergencia y la ayuda humanitaria. La segunda comprende el conjunto de acciones que se llevan a cabo después de una catástrofe o conflicto para restablecer el funcionamiento de los servicios esenciales, recuperar la capacidad productiva de los diferentes sectores de la economía, reparar los daños materiales y establecer las bases para un desarrollo sostenible de las poblaciones afectadas.

Esta actuación se divide en dos grandes bloques: la acción humanitaria directa y la acción humanitaria a través de las entidades.

La acción humanitaria directa

La Dirección General de Cooperación impulsa esta modalidad de intervención, que se caracteriza por el fomento de actuaciones de acción humanitaria promovidas por iniciativa propia. La acción humanitaria directa permite establecer una relación institucional inmediata con administraciones del Sur y organismos multilaterales.

La línea correspondiente a la acción humanitaria directa incorpora la transmisión de medios (económicos, de equipos, de conocimientos, de asesoría) y se encuadra mayoritariamente en el área de los asuntos públicos duits a término por los gobiernos locales.

La acción humanitaria a través de ONGD

Los agentes de cooperación de las Islas Baleares promueven actuaciones específicas en el campo de la acción humanitaria mediante las ayudas de las diferentes convocatorias anuales. Los objetivos principales de la acción humanitaria que quieren impulsar desde las ONG son la recuperación de los servicios básicos, el desarrollo económico, la atención en la población vulnerable y la rehabilitación a corto plazo de los diferentes espacios destruidos o afectados por el desastre.

El III Plan Director destina una parte del presupuesto anual a esta línea. Es la manera de valorar y reforzar el trabajo que hacen las ONGD dentro del sistema de la cooperación balear, tanto en los países del Sur como las Islas Baleares. Habitualmente, las convocatorias públicas de subvenciones son el instrumento para llevar a cabo este tipo de intervenciones.