Fondos insulares de cooperación

La cooperación que llevan a término los fondos de cooperación se realiza desde el ámbito local, los ayuntamientos y entidades cívicas, con la finalidad de establecer lazos de solidaridad y cooperación con las administraciones locales y comités de los pueblos del Sur.

En las Illes Balears, existen tres fondos de cooperación: el mallorquín, el menorquín i el pitiuso. La creación de los tres fondos de cooperación se produce de manera diferente, porque cada una de las islas tiene una dinámica social distinta. De este modo, cada fondo se organiza según las expectativas que sus socios definen, respondiendo a la peculiaridad de cada isla. En 1993 se pusieron en marcha el Fondo Mallorquín y el Fondo Menorquín y, posteriormente, en 1999 se creó el Fondo Pitiuso de Cooperación.

Como socio de los tres fondos insulares de cooperación, el Gobierno de las Illes Balears promueve la cooperación municipalista para el desarrollo y transfiere anualmente una aportación económica.